Carme Teatre termina su programación del mes de enero con el último montaje de Curro DT

¿Cuándo?
Fecha Del miércoles, 29 de enero del 2014
al domingo, 02 de febrero del 2014
HORA 20:30 h
¿Dónde?
LUGAR Carme Teatre
C/ Gregorio de Gea, 6
Ver ficha

Carme Teatre termina su programación del mes de enero con el último montaje de Curro DT, Quiere Cantar su Alegría, un espectáculo unipersonal, en el que se entrecruzan todas las cuestiones primordiales, “producto del sinsentido de la existencia de nuestra época”.

La obra se representa del 29 de enero al 2 de febrero en el Carme Teatre.

Sobre un caballito de madera, borracho de nostalgia y de tequila, ante la expectante audiencia de un pútrido cabaret muy sospechoso, un mariachi no canta porque no se ha afiliado a la orquesta de las consideraciones, un mariachi no baila porque no tiene necesidad de trazar el gesto insignificante o el movimiento decisivo de los ataques, un mariachi no habla porque es manso y no llora la destilación de aire que le separa, solemnemente, de sí mismo.

Los sueños son más fuertes que las bombas atómicas. ¿Qué son los vuelos de los atronadores aviones en comparación con los vuelos de los soñadores, de los santos, de los poetas? ¿Puede una descarga de fusiles acallar el desgarrado canto de un mariachi?

Un concierto, que es a un tiempo comienzo y punto final. Es todo, todo lo abarca, pertenece a todos, es de naturaleza espacial y no temporal. No significa nada, pero requiere del movimiento continuo, porque sólo en el movimiento encuentra la serenidad. Antes de su llegada, ya estaba presente. Hoy, cuando en escena todo se ha roto, cabe preguntarse… ¿dónde y cuándo se destrozó? En el número 1 de la Spiegelgasse de Zurich, el 5 de febrero de 1916. Cabaret Voltaire. Modesta sala que podía dar cabida a un pequeño escenario y apenas a cincuenta visitantes. Paredes decoradas con obras irreverentes y la premier de un abigarrado programa de canto, recitado, danza e interpretación de piezas musicales. Alrededor había una Gran Guerra. Habría más. La Suiza neutral sería el refugio para el naufragio de todas las ideas. El pensamiento occidental estaba irremediablemente destinado a romper todas sus lógicas. Sólo quedaba enloquecer. Los participantes, futuros protagonistas del desarrollo artístico del siglo XX, exiliados de la Europa beligerante, parían a la sinrazón estética ante un público que ya nunca daría marcha atrás en su ávido devorar entretenimiento. Nacía Dadá. Moría el arte. Libertad, Dadá, Dadá, Dadá, el plañir de losdolores agarrotados, el entrelazado de los opuestos y las contradicciones, de lo grotesco y lo inconsecuente: La vida. Dadá es el sol. Dadá es el huevo. Dadá es la policía de la policía.